sábado, 11 de febrero de 2017

extraños íntimos

apenas pude controlar el latido descarado
de mi corazón indómito al acusar tu presencia,
allí sentados frente a frente, tu mirada me besaba
mientras la mía intentaba aparentar inocencia
***
entre pícara y lasciva mi sonrisa suplicaba
con urgencia contenida que la comieras a besos
y tu mirada insistente acariciaba la mía
derrochando magnetismo y enredándome en su juego
***
la magia fue nuestra aliada borrando de un soplo el entorno
y sin hablar nos hablamos con el lenguaje del alma,
contuvo el aliento el tiempo ralentizando el momento
y en silencio nos amamos, mientras fingíamos calma

5 comentarios:

Mabel dijo...

Que romántica¡¡¡...me gusta...

Anónimo dijo...

Buenos dias Andu, me encanta esta poesía con ese toque de picardía y complicidad, feliz domingo

conxi dijo...

La magia la tienes tu para buscar esas palabras que no dejan indiferente a nadie.

Anónimo dijo...

Tú, con el amor, vuelas; a veces, nadas o te deslizas cual gota de agua. Tú, en el amor, te describes, te construyes sólida eterna y constante cómo una Kaaba, o, delicadamente fugaz, aleteas cómo un caballito de mar y te funde en los colores de tu constante poesía...en tu muro de coral. Gracias.
Cayo

ANGELES CAPEL dijo...

Hay que leerla varias veces para sentir su intensidad. Es preciosa