lunes, 19 de noviembre de 2012

mellizos



con palabras de ternura entrelazadas
y un rebujito de infinito amor
se forjó la cuna de los dulces sueños
donde los pequeños duermen con candor
*
dos corazones blancos reclaman caricias,
sollozan y emanan ganas de vivir,
saludan al mundo con sendos latidos
y unidos aprenden a amar y reir
*
han crecido juntos compartiendo nido
y juntos respiran aires de ilusión
despertando en todos cálidos anhelos,
príncipe y princesa de este cuento son

a Xoel y Alex

1 comentario:

Yolanda Flores dijo...

Me encanta. Qué lindos son.
Y el poema, magnífico, como todo lo que escribes.