lunes, 28 de agosto de 2017

paseando

parece que voy flotando sobre la mullida hierba,
paso a paso, dibujando la silueta del río,
olor a tierra mojada, misterio, sombras y musgo,
rayos oblicuos de sol, libélulas y rocío
*
en los bordes del camino reverentes zarzamoras
rindiéndome pleitesía y ofreciéndome sus frutos,
bocaditos de ambrosía que endulzan mis pensamientos
y los hacen volar libres en un paisaje de embrujo
*
y me convierto en duende de este bosque enmarañado
y un helecho me saluda, mientras se mira al espejo
de las aguas transparentes que componen melodías
con acordes cristalinos que hacen detener el tiempo

7 comentarios:

Nabel dijo...

Bonita poesía.besos

Conxi dijo...

Preciosas palabras hechas sentimiento y emociones

Anónimo dijo...

Andu soy Fran, veo que sacas buen partido a tus paseos, preciosa como todo lo que escribes

Olaya dijo...

Preciosa...un besazo guapa

Manu dijo...

Manu Gonzalez Bucolica y pastoril. Nos hace pasear

Jose Maria Herrero Sanz dijo...

Mira que te gusta el campo! Casi tanto como a mí la forma en que lo describes. Deja algunas moras para los demás. Besitos.

Anónimo dijo...

Con esta me has hecho revivir muchos paseos por el campo en mi pueblo.
Felisa