jueves, 28 de enero de 2010

me habla el mar


si tengo ganas de tí
pero no estás a mi lado
me siento a mirar el mar
cierro los ojos y te hablo
y sopla una leve brisa
que se enreda entre mi pelo,
lo mismo que hacen tus manos
cuando me apoyo en tu pecho...
*
unas veces soy arena ,
me acaricias con tus olas
y con tu espuma me llenas...
otras, en cambio, soy roca
y me embistes con tu furia
que sabes me vuelve loca...
sus sonidos son susurros
que llegan a mis oidos
diciéndome que me amas
que pronto estarás conmigo ...
*
y ese inmenso manto azul
me arropa mientras te espero
porque sé que no hay distancias
cuando se escucha un te quiero

1 comentario:

Anónimo dijo...

La manera de sentir, Andu. Hay simbiosis entre tí y un mar que auna a todos los mares juntos. Ignoro el tiempo y el contexto en el que se ubican tales sentires. Hay un prefacio en estos versos, desde el primero al último, todos ellos inherentes a una realidad vivida e imposible de recordar por mi mente; una realidad que fluye en multitud de vidas, tantas como olas pueda haber en el mar. Esto lo he vivido desde el principio de los tiempos.Amor y eternidad, la alquimia perfecta, la aleación de todos los deseos. En este mundo, en el pasado, en los que hayan de llegar siempre estamos.
Cayo 9 de Septiembre de 2.010