lunes, 15 de febrero de 2010

sigo mi camino




déjame tu hombro para llorar,
esta mañana me siento triste,
ya mi corazón desiste
de conjugar el verbo amar
*
en mi maleta quiero llevar
todas las noches que compartimos,
con nuestros cuerpos entrelazados,
respirando pasión y cariño...
meteré en ella la ternura
que tus ojos derrochaban
cuando me abrazabas fuerte
y me decías que me amabas...
*
contigo aprendí a vivir
a entregarme en cuerpo y alma,
y al germinar vida en mí,
el orgullo de ser madre
le dió sentido a mi vida
y razón a mi existir...
*
fueron años de eternas primaveras,
hasta que llegó el oscuro invierno
y sentí que el grito del amor
dejaba paso a los silencios...
y se te olvidó quererme
y la llama se enfrió,
convirtiendo en soledad
aquella hoguera que un día
prendimos con nuestro amor
*
me voy con el alma rota
porque se torció el destino,
tú te alejas de mi vida
y yo... sigo mi camino

1 comentario:

Cesar dijo...

Inevitablemente después de cada invierno retorna, florida, la primavera..